Home Astrología

Astrología

La Astrología es un instrumento muy preciso de auto conocimiento, porque a través de la carta natal se puede desvelar la esencia de la persona, su forma de actuar, su forma de comunicarse, la forma de expresar sus sentimientos, la forma como se auto afirma, como ama, como asume responsabilidades, que posición asume frente a los cambios, como entiende la espiritualidad y en resumen, como fluyen sus energías en cada área de la vida.

 

academia-jupiter

Igualmente, la Astrología te permite desvelar los ciclos de tu vida biológica que han sido programados en ti y sintonizar con los ritmos cósmicos.

La Astrología, ejercida desde un enfoque iniciático, te permite des-velar la programación que el otro en ti ha colocado, permitiéndote utilizar las mismas herramientas de esa programación para salir de la misma, permitiéndote apropiarte de los mitos que son coherentes con tu Resultado, así como sacar provecho de los ciclos cósmicos para la obtención de tu Resultado.

Etimológicamente hablando, la palabra Astrología significa “estudio de los astros”. Podemos definir la Astrología como un sistema de interpretación de símbolos cósmicos que representan Arquetipos del Inconsciente Colectivo y que nos permite, mediante el uso de las Leyes Herméticas, describir la dinámica existente entre el Cosmos y el Hombre.

Todas las grandes culturas iniciáticas de la historia humana la han estudiado, desde los lemurianos, los caldeos, los mesopotámicos, los egipcios, los romanos, los árabes, los hindúes y los chinos entre otras. En la Edad Media, algunos Papas de la Iglesia Católica eran reconocidos estudiosos de la Astrología. Pero, durante el Renacimiento, los racionalistas de la época contribuyeron en gran medida, sin proponérselo, a desechar y desacreditar a la Astrología. Es la época de los grandes descubrimientos en Astronomía y Cálculo. Genios como Isaac Newton, Nicolás Copérnico, Johannes Kepler y Galileo Galilei tuvieron todos algún grado de contacto con la Astrología.

imagen7imagen3imagen4imagen6

La Astrología está fundamentada en dos pilares: uno, el científico, donde se utiliza principalmente la Astronomía y las Matemáticas, y el segundo pilar es filosófico y psicológico. La Astrología trabaja en diferentes niveles de conciencia, pudiendo hacer desde las interpretaciones más mundanas y concretas hasta las más sublimes y espirituales. Algunos de estos niveles de interpretación son medibles y comprobables, pero otros se escapan a la comprensión de la mente, muy limitada por los escasos sentidos físicos que ésta dispone.

Si te interesa el tema, te Comparto a continuación un artículo que he escrito tiempo atrás en Tu Propio Camino acerca de mi Visión Iniciática de la Astrología.

MI PRIMER ENCUENTRO CON LA ASTROLOGÍA INICIÁTICA

Por Juan Carlos Pons López

Inmediatamente luego que oímos hablar de Astrología, vienen a nuestra mente conceptos como horóscopos, predicciones, adivinación, encasillamiento en modelos de personalidad, incluso quizá temor “a lo que el Astrólogo me diga” en la creencia que él conoce tu destino.

En este artículo, te voy a Realizar una invitación muy especial a que conozcas un enfoque más provechoso e integrador de la Astrología: la así llamada Astrología Iniciática. ¡Acompáñame!

Comencemos por el principio. Creer que un otro puede predecir tu futuro no deja de ser más que un acto de soberbia de quien lo propone y un acto de victimización de parte de  quien lo acepta así. El astrólogo se convierte o en victimario o en salvador, y en cualquier caso, son pensamientos que provienen de la programación del ego que el psicoanálisis lo explica muy bien en las así llamadas zonas de pantano.

Otra cuestión que está muy arraigada en aquellas personas que todavía no han ido todavía al Encuentro con la Astrología Iniciática es decir “soy del signo de…” pero no aclarar el signo donde se encuentra cuál planeta. Uno de los reduccionismos al que ha sido encasillada la Astrología es al de simplificar todo únicamente al signo donde se Encuentra el Sol en el momento de tu nacimiento. Hasta un punto tan profundo que se forcluye o desconoce todo lo demás. ¡Como si todo lo demás no existiese! Incluso relacionando cualquier función humana con el signo del Sol, como si éste definiese necesariamente cuestiones como por ejemplo la conducta amorosa, tu relación con el dinero o  tu salud.

Indudablemente, mi Apuesta no es decirte que el signo solar no es importante. Mi Apuesta es ponerte al tanto de la importancia que tienen todos los demás signos, planetas, casas y aspectos dentro de tu carta natal.

Otra manera de pensar muy arraigada en esta Astrología reduccionista es, desde un ángulo que indudablemente guarda mucha relación con el narcisismo, es pensar que las características que definen a un signo solar determinado son las tuyas propias porque tu naciste con el Sol en ese signo, como si fueses el centro del Universo. Apuesta muy similar a una “humanidad robotizada” o “de producción en masa” donde todos los ítem de un artículo son exactamente iguales, herencia sin duda de la época de la revolución industrial.

A veces desde una posición no tan narcisista, aunque más bien desde un ángulo de visión muy pequeño, es pensar que porque 2, 5, 10 o incluso 30 personas que tú hayas conocido de un  signo solar comparten una característica en común, implica que esa es una característica de este signo.

Quizá sería conveniente recordar que la población mundial ronda los 7.560 millones de personas para el momento en que te escribo, y que asumiendo razonablemente que la distribución de los signos es uniforme, existirían algo así como 630 millones de cada signo, con lo que seguramente encontrarás intuitivamente válido que una muestra tan pequeña no tiene ninguna significación estadística, y más cuando es una muestra sesgada, ya que todas las personas comparten un atributo: conocerte a ti, que tienes en tu propia carta natal un determinado patrón de relación con el otro (que no se ve en el Sol, sino en la casa VII y en Venus) y que esto naturalmente influye mucho más que el signo donde se encuentre el Sol de la persona.  

Entonces… ¿de dónde surgen entonces las características de los signos zodiacales?

Primero, entender que un signo zodiacal no es una persona nacida con el Sol en este signo zodiacal. El signo zodiacal es un Arquetipo, un símbolo que expresa unas dimensiones, conductas y atributos, pero es de una naturaleza abstracta. Es algo del orden de lo simbólico. La persona pertenece al ámbito de lo real.

Al menos en la Astrología Tropical, surgen de la observación de los procesos naturales aquí en la Tierra y de los Principios Herméticos que puedes encontrar en libros como El Kybalión. Surgen también del estudio de la mitología, lo que da entonces a entender es que el asunto requiere un poco menos de simplismo. Y claro, a partir de las características de los planetas en concordancia con la mitología y de los signos, a partir de allí surgen todos los demás conceptos como el de las casas o el de los aspectos.

Otro abordaje astrológico que ya es harto antiguo es la Astrología Antigua, profundamente dualista, que pretende caer en la arrogancia de pretender saber que planeta es maléfico y cual benéfico, como si los conceptos de bien y mal fuesen absolutos para todos por igual. Más bien, diría como si el bien y el mal realmente existiesen. Este tipo de Astrología proviene más bien del pensamiento dual del ego y haces bien en descartarla, así como esta Astrología descarta planetas recién descubiertos, como Urano, Neptuno y Plutón, por ejemplo, o pretende correlacionar a signos tan profundamente revolucionarios como Acuario con planetas que en lo mitológico son tan conservadores como Saturno.

Otra astuta trampa de tu ego para que no accedas a este estadío de la Astrología es la intelectualización excesiva de la Astrología, que cada vez propone técnicas y conceptos más complicados. Complicar es el arte del ego, la Enseñanza es pura y simple. La Astrología genuina tiene una componente intuitiva que hay que desarrollar y desde la intelectualización no puedes acceder a esa intuición.

En realidad, el estudio de la Astrología requiere de un poquito de habilidad para comprender conceptos abstractos, y también de cierta flexibilidad mental y humildad para desprenderse de viejos conceptos que podamos tener al respecto. Requiere de una estructura desde dónde se construye todo el saber, evitando así la confusión conceptual, y sobre todo de la sabiduría que solamente se aprende tras años de experiencia y de ponerle el cuerpo a esta disciplina.

La Apuesta de la Astrología Iniciática, luego de desmontar todos estos preconceptos que te limitan tu aprendizaje es de una Astrología que, aunque tiene en sus bases a la Astrología Moderna y a la Astrología Psicológica, va un paso más allá, no solamente brindándote una excelente herramienta de autoconocimiento, sino también de la mano de las Enseñanzas Herméticas, brindarte una puerta de entrada para Crear Tu Propia Realidad.

Interpreta los conceptos astrológicos desde la visión de la Enseñanza, realizando las anudaciones conceptuales y experienciales que te permiten entender mejor cómo funciona tu psiquismo, tales como las figuras paterna y materna, la Palabra como Creadora de Realidad, los estadíos como el del Guerrero, el Mercader y el Sacerdote, el diagrama de Peirce, el psicoanálisis de Jung y Lacan, los conceptos del hinduismo acerca de las reencarnaciones y el karma, la realidad como una decantación de lo sutil, lo energético y el concepto de la Terceridad como punto de integración, entre otras cosas.